viernes, 1 de febrero de 2013

Una guillotina en Sol.

Animados por el filtrado de los papeles secretos de Bárcenas que han manchado de mierda a toda la cúpula del PP y del gobierno, la gran marea de la subnormalidad gratuita de Twitter ha tocado tierra destruyéndolo todo a su paso. Cientos de iluminados que no han leído un libro de historia en su puta vida, entusiasmados por el fervor revolucionario, vomitando soluciones mágicas para salvar España y el mundo que mezclan buenas intenciones, infantilismo y deficiencia mental en diferentes proporciones. Al final, uno acabará creyendo que en Internet uno puede opinar sin fundamento y sin tener que hacerse cargo de lo que dice.

De entre todos los monguis, mis favoritos son los WIKIGOBERNISTAS (lo pongo en mayúsculas para resaltar la trascendencia pretendida de su proyecto). Con empacho psicológico producido por vistas trasnochadas del vídeo del Partido X, estos adorables señores/as creen que es posible solucionar lo que se origina en un sistema económico corrupto y explotador juntando firmas en Change.org, llevando el hashtag #revolución a ser trending topic y rodeando Génova con pancartas para demostrar lo indignados que estamos. ¿Que las corruptelas del gobierno no son más que la cara visible de una crisis estructural del capitalismo, que se viene abajo? GOBIERNO DIMISIÓN. ¿Que la legitimidad del sistema democrático es nula debido a la hegemonía total de los poderes económicos? DEMOCRACIA REAL YA ("Y PUNTO", agregan desde el Partido X). ¿Que el paro, la actitud despótica de los bancos, el cierre de las pymes y la fuga de cerebros nos están hundiendo en la mierda? LA INEPTITUD DE PPSOE NOS HA LLEVADO A LA CRISIS. Esas respuestas superficiales, carentes de toda visión realmente crítica de lo que está ocurriendo, fomentadas por partidos oportunistas como UPyD y otros filofascistas, están secuestrando la revolución pendiente, y si no se hace nada para cambiarlo, nos volverán sodomizar una vez más (y ya van muchas en la historia de España).

Lo infame de este gran engaño es que debilita nuestra fuerza como colectivo. Y hace esto de dos maneras: por una parte, dirigiendo la rabia popular hacia quienes no son más que una manifestación de la podredumbre generalizada en las instituciones decadentes del estado. La corrupción de los partidos mayoritarios es algo repugnante y debe ser castigado, pero jamás constituirá el origen de lo que ahora estamos padeciendo, que no es más que la consecuencia necesaria de un sistema alienante que sobrevive a base del expolio de la clase trabajadora. El problema es sistémico, y los políticos no son más que la cara visible de los poderes fácticos plutocráticos, inmorales siervos del capital carentes de poder verdadero. España ha visto su soberanía nacional arrebatada por una casta de codiciosos hijos de puta a quienes les da igual que la mitad de los jóvenes no encuentren trabajo o que día a día estén desahuciando a ancianos estafados por los gerentes bancarios. Cambiar a los políticos sin cambiar la base del sistema no sirve absolutamente de nada.

Y luego, la otra terrible consecuencia del proceder de los inocentes WIKIGOBERNISTAS en Internet, es deslegitimar los únicos medios que realmente pueden traer la Revolución (o sea, los violentos), presentándolos como la idea de cuatro perturbados radicales, anacrónicos que no comprenden que los tiempos han cambiado y que los cócteles molotov y las guillotinas no ayudan. Para comprender que rechazar la violencia como medio legítimo para enfrentarse a la explotación es una muestra de ignorancia suprema, basta con repetir lo que ya he dicho: hay que leer Historia, esos libritos que explican lo que ha ocurrido en el pasado y en donde NINGUNA REVOLUCIÓN REAL HA OCURRIDO DE MANERA PACÍFICA. Y aunque ya se ha comentado otras veces, resumámoslo en una frase: nadie que disponga del poder para perpetuar una situación que le es satisfactoria va a cederlo a la masa que pretenda quitarle sus privilegios. Historia. Leed.

En mi opinión, aún no hemos llegado a la situación de miseria generalizada necesaria para que la Revolución estalle. Decían los miembros de un grupo mexicano de música, al pasear por la Gran Vía, que no entendían dónde estaba la crisis de la que habían oído, que allí las terrazas de los bares estaban llenas. Y tienen razón. Pero es tal la cantidad de gente que está siendo sistemáticamente puteada por el sistema, y es tan pronunciada la caída del poder adquisitivo, que en los próximos meses la pobreza (la pobreza real) se convertirá en un problema de primera importancia. Y entonces, espero por nuestro bien que no nos tiemble el pulso a la hora de ejecutar la Justicia Social, detrás de una barricada o pasando a cuchillo a los usurpadores si es necesario. Desconfía de quienes al mirar sus cadenas dicen "¡carcelero dimisión!".

1 comentario:

  1. Hmmm... segun Hannah Arendt hay dos tipos de revoluciones, las que surgen por la necesidad, tras la que sale perdiendo la libertad (vease la revolución francesa y sus consecuencias terroríficas); y las que surgen por la falta de libertad, que resultan en un nuevo sistema político (véase la revolución americana). Si esperamos a que la necesidad haga la revolución, estaremos esperando a que la violencia y el terror se impongan, y tras ello, viendo todos los ejemplos de la historia, nada bueno viene...

    ResponderEliminar